Photos intimas por whatsapp

David Egido Ramírez

¿DESCUBRIMIENTO Y REVELACIÓN DE SECRETOS?

El delito de descubrimiento y revelación de secretos tutela el derecho a la intimidad personal. Dicho derecho se ve afectado por la remisión las fotografías por whatsapp cuando se realizó la difusión y su exhibición a terceros sin que lo hubiera consentido el perjudicado.

Sentencia de AP Zaragoza, Sección 6ª, 9 de Marzo de 2015.

Pues bien, como quiera que ha quedado acreditado que tal consentimiento de la víctima no existió, hemos de tener presente que las conductas que recoge el artículo 197 del Código Penal exigen, con carácter general, un acceso inconsentido a un secreto, por lo que si en el supuesto el acusado fotografió el cuerpo desnudo del perjudicado, mientras dormía, y si luego lo envió vía whatsapp a un tercero que, a su vez, lo reenvió a otro, it evidente que tal acusado fue quien vulneró la intimidad de la referida víctima y quien provocó que se desencadenara “en cascada” la difusión de las imágenes fotografiadas con su teléfono móvil.

Dicho precepto punitivo tutela el derecho fundamental a la intimidad personal ya la propia imagen, y es por ello que si el contenido de las fotografías se refiere, como es el caso, a un reducto tan trascendental de la intimidad como es el cuerpo desnudo, maximo exponente de lo que no se quiere que trascienda fuera de la esfera de la propia privacidad, y si la remisión de tales fotografías por whatsapp permitió la difusión y exhibieron a terceros, sin que lo hubiera consentido el directamente interesado, it evidente que se dan todos los elemento del tipo penal que ha sido aplicado al acusado.

FALLO

Que debo condenar y condeno, como autor penalmente responsable de un delito de descubrimiento y revelación de secretos previsto y tipificado en los apartados 1 y 4 del artículo 197 del Código Penal no concurriendo circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a las penas de dos años de prisión y accesoria consistente en la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena; debiendo indemnizar a la victima en la cantidad de quinientos euros, más los intereses legal correspondientes; así como al pago de las costas.

CONSIDERACIONES

La revolución tecnológica y la facilidad para la realización y difusión de imágenes ha favorecido, como todo el desarrollo tecnológico, la aparición de nuevos hábitos de conducta que pueden venir acompañizaados, en ocasiones lesivas realuencienes una actividad de riesgo.

El sexting, supone el envío de imágenes estáticas (fotografías) o dinámicas (vídeos) de contenido sexual de mayor o menor carga erótica entre personas que voluntariamente consienten en ello y, que forma parte de su actividad sexual que se desarrolla de manera libre.

El fenómeno, que comenzó con la aparición de los mensajes de texto se ha ido incrementando no sólo entre adolescentes, sino también entre adultos, convirtiéndose en una práctica tan habitual como peligrosa, por el riesgo que existe de pérdida de control de esas im de una manera directa a la intimidad, y que una vez en poder de un tercero pueden ser difundidas con la rapidez y multiplicidad que permiten las TICS, lo que trae consigo una mayor intensidad en la lesión al bien jurídico afectado.

Aun así, la naturaleza voluntaria de la toma o envío de las imágenes hace difícil la protección penal a través de la figura del descubrimiento y revelación de secretos (art. 197 del CP), en la medida en que la intimidad constituye un bien jurídico available , y en atención a la tradicional doctrina mantenida tanto por el Tribunal Supremo como por el Tribunal Constitucional en la materia, que ha obligado a los órganos jurisdiccionales penales a buscar vías alternativas de castigo.

El término sexting procede de la mezcla de dos palabras sex y texting haciendo referencia a los sms, medio habitual de envío de imágenes por móvil hasta la aparición de plataformas como Whatsapp,  Line y similares. Es tan habitual la práctica, y tan peligrosa, que para evitar el riesgo están apareciendo en el mercado aplicaciones como la conocida snapchat, que pretende garantizar que la image no será difundida por el receptor. El sistema establece un tiempo de duración maxima de la imagen en el dispositivo que la recibe sin permitir su almacenamiento. Sin embargo, lo cierto es que a parte de los fallos de seguridad en los que puede caer la propia aplicación, en cinco segundos si es posible realizar una captura de pantalla que permita almacenar la imagen, por lo que la seguridad no está garantizada.

VIA CIVIL

Por lo demás, siempre es posible acudir a la vía civil en busca de amparo. Como es sabido en el art. 7.5 de la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, se establece dicha tutela.

Me gusta esto: